Buscar

a veces me pixelo

Etiqueta

Viajes en el tiempo

Viajes en el tiempo: Salto 4

Un mismo concepto, tres vehículos diferentes. Saltamos de nuevo.

Atrapado en el tiempoAtrapado en el tiempo (Harold Ramis, 1993).

Bajo una falsa fachada de comedia intrascendente se esconde un guión redondo,  engañosamente simple,  que incide en los efectos del bucle temporal, las repeticiones perpetuas y sus consecuencias. Bill Murray engorda su leyenda personificando el papel de naufrago varado en el tiempo, sometido a las leyes del Dios Marmota para su redención como persona al más puro estilo Capra.

33811080Pulgarcito (Jan, 1981).

Todos los personajes de Jan parecen vivir ocultos tras la capa roja de su bigotudo Superhéroe. Entre ellos, Pulgarcito destaca como la esencia del género de aventuras infantil-juvenil. Todo es válido en los viajes del protagonista, ya sean al interior de un libro, un simple sueño o través de la máquina del tiempo en la vieja mansión del Profesor Ogro. El gato con botas, salto al pasado de los dinosaurios, Aladino, evitar la paradoja con su yo futuro, Alicia…

diario_de_las_estrellasDiarios de las estrellas (Stanislaw Lem, 1957).

Las crónicas espaciales de Ijon Tichy demuestran que la comedia es un vehículo perfecto a la hora de abordar los saltos temporales. O al revés, los viajes en el tiempo generan situaciones que por sí sólas justifican la comedia. Ejemplos: un Gulliver galáctico capaz de pelear y discutir con yos pasados y futuros aún sabiendo el resultado (Viaje Octavo), reclutarse y hacerse jefe a sí mismo (Viaje vigésimo) o reordenar y bucear en los orígenes del mísmisimo Big Bang (Viaje Décimo Octavo).

Viajes en el tiempo: Salto 3

Tres medios diferentes. Tres nuevos viajes temporales. Saltamos.

1367657840.jpgParpadeo – Dr. Who 03×10 (Hettie Macdonald, Steve Moffat, 2007).
El único guión de Moffat para la tercera temporada del nuevo Dr. Who se puede ver obviando su continuidad, sin conocer la serie o apenas haber oído hablar de ese tal Doctor. Un episodio redondo, sin costuras, con un puzzle temporal que encaja a un ritmo progresivo, inicialmente pausado, finalmente frenético y axfisiante. Un avance de lo que será capaz el guionista británico cuando posteriormente orqueste las aventuras del undécimo doctor.

"No parpadees. Parpadea y estas muerto. No te des la vuelta. No apartes la mirada. Y no parpadees. Buena suerte."

Los 4 Fantásticos nº334-354 (Walter Simonson, 1989)
No es lo mejor del autor. No es su trabajo más representativo. Y sin embargo, su dominio del medio, el género y los personajes conducen a un resultado tremendamente entretenido, un desfile de ideas deudoras del mejor Kirby y presentadas con la siempre sorprendente y eficaz narrativa marca Simonson. Salto al futuro, Kang, salto al pasado, neutralizadores Heisenberg a plena potencia, vuelta al presente, combate con Muerte hacia delante o detrás entre los segundos de la continuidad. Existencializadores de redundancia conectados, nuevo salto, agarraos…

Todos ustedes, Zombies (Robert A. Heinlein, 1959)
Paradoja sobre paradojas temporales que entran en paradoja. Un imprescindible relato corto, optimizando los recursos y tópicos del género, explorándolos al limite y a la vez explicándolos. Precisión quirúrgica, diabólica estructura milímetrica de mente ingenieril y un corrosivo sentido del humor. Historia de rápida lectura, relectura recomendada con lápiz en la mano y fácilmente localizable en internet. No hay excusas.

Viajes en el tiempo: Salto 2

3 nuevas recomendaciones. Sin rodeos. Saltamos.

FAQ about Time TravelPreguntas frecuentes sobre viajes en el tiempo (Gareth Carrivick,2009).
Desde los primeros créditos iniciales hasta el último de los finales, las referencias, citas y guiños a los tópicos del género son continuos, orquestados por un guión bien construido (Jaimie Mathieson) donde no faltan continuos giros, bucles y paradojas espacio-temporales. Ciencia ficción clásica con envoltorio de comedia británica que se ríe de todo y todos. “No te folles a nadie porque resultará ser tu madre o tu abuela”. Y entre salto y salto, una historia de amor protagonizada por Cris O’Dowd (si alguien no ha visto todavía IT Crowd no debería perder el tiempo leyendo esto) y Anna Faris.

Superman_SeominodSuperman: Adventures of the Man of Steel 6 (Scott McCloud, 1998).
La etapa del autor de Zot! guionizando al superhéroe de la capa roja no es sólo una de las mejores en la larga trayectoria editorial del personaje DC, sino también un trabajo imprescindibles en la bibliografía de McCloud. En “Seonimod” (número 6 de la colección), Superman contempla un futuro desolador y es testigo mudo del retroceso del tiempo hasta el presente mientras intenta localizar el origen del problema. Disfrazado de cómic para niños, Rick Burchett pone imágenes a una historia brillante en todos los sentidos. Concepto, estructura, desarrollo y desenlace.

Las puertas de AnubisLas puertas de Anubis (Tim Powers, 1983)
Aunque se acerque más a la aventura y la fantasía que a la ciencia ficción, Las puertas de Anubis entretiene con una envidiable galería de villanos en un Londres Victoriano donde nada ni nadie es lo que parece. Existen ciertas puertas que se abren en determinados lugares a determinadas horas y comunican tiempos y espacios. Brendan Doyle recibe el encargo de viajar al pasado en una accidentada misión que le impide regresar a su tiempo. Un planteamiento y un final convencionalistas pero tremendamente válidos, aglutinados con la suficiente dosis de recursos tan lícitos como tramposos para evitar que el lector pierda interés.

Viajes en el tiempo: Salto 1

Todos tenemos nuestra propia kriptonita. La ciencia-ficción, y en particular, los viajes en el tiempo, siempre han sido mi debilidad. Intentaré recomendar periódicamente una película, un cómic y/o un libro. Sin rodeos. Saltamos.

20130102-221127.jpg

Primer (2004).
Guionizada y dirigida por Shane Carruth, Primer es ciencia ficción para veteranos. Compleja, directa y sin adornos, me hipnotiza por lo creíble de la propuesta y su cuidado formalismo tecnológico. Con un solo visionado es imposible reconstruir el rompecabezas que intencionadamente y de forma tramposa se rompe y desmonta según avanza la película. Ingenieros que en su tiempo libre descubren accidentalmente el mecanismo del viaje en el tiempo. Déjala para otra ocasión si no te apetece pensar ese día, esa noche y hasta que la vuelvas a ver.

20130102-224356.jpg

Cronopolis (1983), Las perturbadoras digestiones del Doctor Dibworthy (1982).
Las dos historietas que dibuja Dave Gibbons y guioniza Alan Moore aparecen en varios recopilatorios (Future Shocks) de la revista 2000AD. La barba del escritor británico empezaba a ser conocida, crecía al mismo ritmo que su talento y habilidad de relojero para encajar engranajes, cruzar personajes y sincronizar historias. Divertidas y brillantes, por partes iguales, revelan a un joven Moore de mente científica, obsesionado por el detalle y fagocitador de ciencia ficción, siempre presente en toda su obra.

20130102-224526.jpg

El fin de la Eternidad (1955).
Un libro y un autor, clásicos absolutos del género, y una historia que ha marcado y abierto caminos. La sociedad de los Eternos, se desplaza a través del tiempo alterando estratégicamente acontecimientos de la historia. Con esta premisa, Isaac Asimov aborda e incluso soluciona las clásicas paradojas temporales, pincela sus temas recurrentes como la psicohistoria y la libertad de elección y cimienta y justifica las bases de lo que será La Fundación y sus secuelas.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑