La página Kickstarter se ha convertido en el nuevo pasatiempo del tecnofreak curioso. Proyectos, ideas, propuestas respaldadas mediante el soporte y las aportaciones económicas de particulares convertidos así en los nuevos mecenas online. Buenas ideas, con mayor o menor riesgo, que satisfacen necesidades a medida pero también pueden ser capaces de desafiar las infraestructuras de las grandes compañias y darles una buena toñeja sonrojarles sugiriendo nuevas vías de negocio. Un claro ejemplo es Pebble, arrojando alguna de las primeras piedras de lo que serán los smart-gadgets. Según se rumorea, un concepto de reloj inteligente que podría ser popularizado masivamente por Samsung y sobre todo Apple (si no se diseña en Cupertino, parece ser que no hay innovación posible).

Por otro lado, han llamado mi atención recientemente dos propuestas nada tecnológicas que han superado con creces los mínimos económicos establecidos y merecen ser recordadas.

looks-like-youll-get-that-veronica-mars-movie_h

The Veronica Mars Movie Project. En poco más de una semana, el proyecto de Rob Thomas para resucitar su serie en forma de película consigue recaudar 3 millones de dólares, cantidad que convence a Warner para aportar el marketing y la distribución. Esperemos que la propuesta de film único se transforme en trilogía y veamos alguna de aquellas ideas que quedaron en el tintero como ese salto en el futuro para colocar el personaje de Kristen Bell en el FBI.

dearmrwatterson_calvin_hobbes

Dear Mr. Watterson. 15 años después de la desaparición de la tira de Bill Watterson, nunca se podrá recomendar suficientemente su lectura. Joel Schroeder estudia en el documental la influencia de Watterson, su legado y sus origenes. Tremendamente interesante, aunque no llegue a hablar de la esquiva personalidad del genial dibujante.

IMG_2031

Y ante tanto entusiasmo, ante tantas experanzas, con 4 años a sus espaldas, Kickstarter como plataforma y herramienta, sigue generando tanta desconfianza como ilusión, igual que las dos caras de la misma moneda. Anónimos creadores y autores reconocidos. Lanzarla al aire es arriesgarse a jugar con inexpertos empresarios cuyas expectativas y recursos se pueden desmontar y ahogar en su propio éxito o apostar por el autor reconocido, avalado por esa fama ganada con el tiempo. Las estadísticas dicen que más del 75% de los proyectos con luz verde termina estancados e incumpliendo sus fechas de entrega: Memoto, la cámara que toma instantáneas de nuestro día a día cada 30 segundos, el futurista teclado multitáctil como Translusense, hackear todo lo hackeable por usb con OpenVizsla del controvertido bushing… el propio Pebble ha sufrido y sufre retrasos y críticas por el acabado final.

Si la desconfianza generada por los proyectos anónimos mas complejos terminará siendo tendencia o no, el tiempo y los proximos resultados lo dirán. Por otro lado, también comienza a planear cierta sombra, de momento infundada pero sospechosa, con las grandes compañías aprovechándose de los fans para sondear el mercado y cofinanciar con menor riesgo las ideas consideradas menos viables.

Con todo, parece ser que el mejor proyecto sería un Kicstarter para que se cumplan los Kickstarters.

Anuncios