Con 10 años me regalaron una suerte de caja puzle. No era exactamente una Himitsu Bako (caja puzle japonesa), pero casi. Con el tiempo he ido desarrollando cierta obsesión por los rompecabezas cúbicos y todo lo que se le parezca. El cubo de Soma, Bedlam e incluso Rubik. Recientemente, buscando juguetes para regalar, encontré unos laberinto esféricos y cúbicos donde el objetivo era conducir una bola a través de sus pasillos y corredores …

Captain Toad Treasure Tracker me ha hecho pensar en todos ellos y en como lo reinterpreta Nintendo. En el concepto de mecanismo como juego y juguete. En la perfección del puzle, los entornos aparentemente cerrados y vacíos ocultando secretos. Las horas de diseño tras esos niveles sencillos de finalizar pero complejos de completar en su totalidad merecen la reedición en formato portátil para Switch y 3DS. Sin prisa, metódicamente, deslizar, mover, observar y analizar. Captain Toad es la caja puzle… o el puzle caja.

Anuncios